Sin categoríaUncategorized

DISCRIMINACIÓN LABORAL

DISCRIMINACIÓN LABORAL

“  Tengo 40 años, dos hijos y una mujer que nos mantiene con un trabajo precario: ¿Dónde están mis ayudas?  ”

DESESPERADO

¿Han escuchado esta frase alguna vez?

Parece que las empresas sólo dan trabajo a menores de 30 años o personas con discapacidad; y que el Gobierno sólo da ayudas a mayores de 45, y cuando creíamos que no podía ir peor la cosa publican una nueva iniciativa para fomentar el empleo: el de los NINIs !!!! (jóvenes entre 16 y 25 años que no hayan estudiado ni trabajado en los últimos cuatro meses)

Entonces, ¿ qué pasa con las personas desempleadas, sobre todo con los hombres, que tienen entre 31 y 44 años?, ¿es que no necesitan trabajar?, ¿no tienen ningún derecho?, ¿tienen la vida resuelta?

Muchas personas acuden a nuestro servicio de intermediación laboral con este discurso y lo único que podemos decirles es que si existen tantas ayudan y ventajas para estos colectivos es SIMPLEMENTE porque son los que más problemas tienen para acceder al mercado laboral. Todas estas iniciativas no surgen de la nada, sólo dan respuesta a las necesidades reales de nuestra sociedad.

¿Discriminación laboral?, puede ser, pero POSITIVA

Hay que pasar del VICTIMISMO a la Búsqueda Activa, sin tantos complejos ni lamentaciones, que hay mucha gente en una situación incluso más desesperada que la nuestra y se levantan cada día con una sonrisa en la boca y con ganas de SEGUIR LUCHANDO.

Hoy he decidido “mojarme”. Yo he estado en ambos lados, desempleada desesperada y empleada precariamente, y nunca critiqué las ofertas a las que podían acceder otras personas, acaso, eso sirve de algo?.

Día a día veo cómo personas en “situación desesperada” rechazan ofertas de empleo o bien por el horario, o bien porque está un poco lejos, o porque no les permitiría seguir con sus hobbies,…, así que, escarmentada, sólo creo en las personas que LUCHAN por conseguir lo que quieren y son dueñas de su destino.

Lo siento si puedo herir sensibilidades, tal vez sirva para que despierten y reflexionen sobre si pudiera existir otra forma de HACER las cosas.

Vanesa Díaz

Deja un comentario